Extensores cárnicos

Extensores cárnicos

Los extensores cárnicos hacen posible aumentar la variedad de aporte proteico de la carne con proteínas vegetales de alto valor biológico, reduciendo costes y conservando la calidad organoléptica y nutricional del producto. Esa es su misión.

Y la cumplen a la perfección, especialmente aquellos extensores cárnicos elaborados a base de legumbres de primera calidad en origen como las que ofrece Molendum, filial del Grupo Dacsa, que ha apostado por proponer a la industria alimentaria harinas nativas de legumbres y cereales sin gluten, que permiten la elaboración de extensores cárnicos de gran calidad.

El uso de extensores cárnicos ha demostrado ser una opción con una proyección comercial excelente en la industria cárnica porque, además de reducir costes de producción que acaban redundando en una reducción del precio final que tiene en los consumidores sus mayores beneficiarios, los extensores cárnicos elaborados a base de legumbres y/o cereales sin gluten, ofrecen una alternativa alimentaria específica para las dietas de personas celíacas o intolerantes al gluten.

Porque el uso de extensores cárnicos ha estado ligado desde sus primeros pasos en la industria a un aumento cuantitativo del producto, mejorando paulatinamente sus condiciones de consumo y cualidades organolépticas; esto es un hecho, pero también es muy importante recordar, y más en la realidad alimentaria que vivimos en la que las alergias y las intolerancias al gluten se han incrementado notablemente, que esta solución alimentaria y ecológica que Molendum promueve a través de sus harinas nativas de legumbres y de cereales sin gluten, satisface las necesidades y expectativas de personas que no pueden consumir gluten en su dieta ya sea por presentar algún tipo de alergia o por ser intolerantes.

De hecho, solo en nuestro país se considera que existen unas 450.000 personas con celiaquía, según datos de 2024 publicados por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, FACE, alcanzando a más del 1% de la población mundial. Además, y de forma paralela al aumento de alergias e intolerancias al gluten, se sitúa un sector de consumidoras y consumidores que no quieren que el gluten esté presente en su dieta de forma permanente por lo que se inclinan, cada vez más, por consumir gluten de forma intermitente en su alimentación cotidiana, demandando en el mercado, en consecuencia, más productos de calidad libres de gluten y a precios razonables.

En este sentido, las harinas de Molendum Ingredients, proporcionan una gran variedad de opciones para la elaboración de extensores cárnicos. Se trata de harinas nativas de lenteja integral, roja o amarilla peladas; harina integral de alubia blanca o pinta; harina de garbanzo entero y de garbanzo pelado o harinas de guisante, amaranto, trigo sarraceno o quinoa, todas ellas sin gluten, ofertadas en solitario o en cuidadosas mezclas a medida de las necesidades del cliente.

Harinas ricas en micronutrientes similares a los de la carne, como el zinc el hierro o la vitamina B que, dada su gran versatilidad en las aplicaciones, pueden ser utilizadas en múltiples productos cárnicos que forman parte de la dieta habitual de la mayor parte de la población y sobre los que el fabricante puede introducir mejoras de textura o sabor u otros matices organolépticos, imprimiendo un sello único y diferenciado de la competencia.

Productos entre los que destacan las hamburguesas, las albóndigas o las salchichas, que seducirán a nuevos clientes, tanto por ese sello personal del fabricante como por su valor nutricional, incrementado por un aumento del valor proteico y un alto contenido de vitaminas, fibra y minerales.

COMPARTE ESTE POST